Cómo crear estrategias del mercado

Cómo crear estrategias del mercado
diciembre 30 10:34 2015

Cómo crear estrategias y divisar un escenario mejor dentro del mercado

Imagina que un día nos despertamos después de un sueño revitalizante y nos encontramos dentro de una densa bruma. Cubriendo todo nuestro campo de visión, nos extrañamos con tal fenómeno. Pensamos: ¿es humo? ¿Es una especie de neblina? ¿Hasta dónde llega?

Ésa es exactamente la sensación de muchos dueños de tiendas de nuestro mercado en los días de hoy.
El tal oleaje, que se transformó en maremoto, que pasó a ser un tsunami, comenzó a traer la verdad de un mercado que desde su inicio siempre practicó la autofagia. En los años dorados, todos simplemente encontraron la maravillosa fórmula del OEM (Original Equipment Manufacturer, o Fabricante Original de Equipamiento, en traducción literal).
“¡Wow! ¡Inventamos la rueda! ¿Para qué comprar marcas si podemos traer ‘lo mismo’ que los otros directo de China?”

Y eso se esparció. Y se esparció. Y cada vez más las tiendas minoristas se subían al barco de la solución para los márgenes pequeños (¡sí! aquellos márgenes que, debido a una postura competitiva canibal, ayudaron a destruir anteriormente) y traer la tan soñada marca propia. “¡Vamos a eliminar al proveedor en menos de cinco años!”. O incluso: “¡Vamos a importar directo y vender solamente nuestra marca!”. Y hasta: “Nos podemos abastecer solamente con nuestros productos y, eventualmente, pediremos algo cuando sea necesario o cuando el consumidor lo pida”.

Y así fue. Y quien entró quebró, o está con problemas, o se ve admirando un lindo stock lleno de cajas de cartón. Bonitas, algunas impresas y otras no, cuadradas, rectangulares, en fin, de los más diversos formatos.

Pero ¿y el humo? ¿O será neblina?

Ésas nada más son parte de la visión empañada de algunas tiendas que no asimilan que el mercado no va a sucumbir a los deseos de aquellos que practican la autofagia. El mercado va sí a reinventarse. Y para mejor.

La interrupción de la línea o el aniquilamiento de un período se dará en la proporción de que cada vez más distribuidores o importadores (para no decir las corporaciones multinacionales ya establecidas) dirigirán sus ofertas al consumidor final, y deberán crear plataformas que contemplen a los usuarios finales como un cliente. Sea por medio de precios más elevados o políticas similares de compensación (permitir que el dueño de una tienda tenga una ‘tienda’ dentro de la plataforma del proveedor o practicar un marketplace con otros), los distribuidores, importadores y corporaciones van a estirar este tentáculo en dirección al consumidor final. Y vos, dueño de una tienda, que ayudaste mucho en este proceso, haciendo del mercado un juego político, vas a ver a tu público alejarse lentamente, sin ni un saludo de adiós con paños blancos, la ida definitiva de un consumidor que un día fue tuyo.

Inevitable y ya comenzó

Puedes odiarme por escribir esto. Pero piensa. Reflexiona. La arrogancia de algunos hace que la necesidad de otros encuentre practicidad en las soluciones. ¿O tu, dueño de una tienda, imaginas que tu presencia en la cadena de abastecimiento es imprescindible? Sería como molestar a un león herido con un cuchillo y después cantar canciones de cuna para que él no te coma.

Muchos marcaron su destino al intentar compensar los errores del pasado justificándolos en los bajos márgenes, sin ninguna consultoría o especialistas, sin ningún criterio. Ésos pagan el precio de esa decisión hoy. Ayudaron a ‘desfidelizar’ al consumidor, que ahora sólo busca el mejor precio. No es fiel y no volverá a serlo. En un mercado donde vendemos sueños intenten explicarme ¿qué rayos de sueños un consumidor va a tener en relación a productos sin marca? ¿Sin soporte?

Felicitaciones a las marcas que supieron instalarse y crecer. Muestran una excelente planificación de acciones y estrategias. Y a quien importó un container de guitarras acústicas y cajas amplificadas me resta recomendarle una rápida revaluación de sus estrategias y actitudes, pues su consumidor ya lo han perdido. Piensa cuánto para tener de dónde agarrarte.

¿Y hay otro camino? ¿Cómo salgo de ésta?

Fortalece tus sociedades y garantiza una participación decisiva con aquellos proveedores que más te interesan. Sí. Comprométete a hacer un mercado más saludable apostando en su fidelización junto a tus mejores proveedores para, sólo después, cautivar de vuelta a tu consumidor. Piensa que, sin el producto de cualquiera de ellos, ¿qué podrá, de hecho, ser vendido en tu establecimiento? ¿Una guitarra acústica de 50 dólares? ¿Qué te quedará de margen? ¿Cuántas miles de unidades tendrás que vender por mes para pagar tus cuentas? Piensa a lo grande y en afiliarte a marcas mundiales, globales de expresión. Marcas de sueño.

Lo mejor de todo es que quien gana con esto es el consumidor. Eso es bueno. ¡Ah! ¿Y la neblina? Cuéntame cuando se haya disipado, ¿ok?

Comentarios
view more articles

About Article Author

Joey Gross Brown
Joey Gross Brown

Joey Gross Brown es gerente comercial y puede ser contactado via Linkedin.

View More Articles