Mitigando riesgos

Mitigando riesgos

por 25/09/2018

JGB

Entre los diversos aspectos que merecen atención en nuestra empresa existe uno fundamental: la salud financiera

En esta edición, voy a dedicar mi enfoque a una cuestión que resume la salud de una empresa: salud financiera. Esto incluye eliminar riesgos innecesarios, independientemente del tamaño de tu empresa. Considerando un país donde se gobierna por medio de medidas provisionales o decretos de intereses propios y donde la volatilidad político-financiera es tremenda ¿cuáles serían las acciones para mitigar el riesgo?

En esos países, el asunto seguro es tratado de manera superficial. Hacemos seguro de salud, de incendio, de hurto, de accidentes y de vida para complacer al gerente del banco y conseguir una tasa mejor para los préstamos. Pero no hacemos seguro de nuestro dinero. Interesante, pues sin nuestro dinero, tal vez ningún seguro sería necesario.

¿Sabías que hay aseguradoras de crédito que aseguran tu cartera de ventas en hasta 100%, garantizando su recepción después de 90 días si tu cliente no paga? ¿Sabías que puedes poner a quien quieras como beneficiario de la póliza, haciendo que el seguro sea una garantía bancaria para obtener más crédito con mejores tarifas?
A esta altura, mientras lees esto, ya tienes dos empresas del segmento operando tal seguro. Eliminando riesgo y planeando el crecimiento enfocado en la venta. ¡Riesgo de incumplimiento y de golpistas mitigados!

La eliminación

En este contexto, ¿dónde es posible eliminar riesgos? Tal vez en la actualización de la tasa de conversión de tu inventario. Si eres fabricante o importador, hay instituciones con excelentes tipos de cambio, lo que seguramente te va a favorecer en cada transacción. Pero, ¿y qué se ha comprado? Utilizar el concepto de que «lo que vende es lo más barato» no haría viable la existencia de concesionarios Ferrari, Bentley, Aston Martin, etc.

Al aplicar una regla de actualización de inventario, la seguridad de mantenimiento de márgenes está garantizada, siempre que se pueda conceder más descuento para encontrar el punto ideal de precio y beneficio. Mejor, pues se negocia mejor.

En todas las verticales del mercado de audio, el consumidor en general es un entusiasta, o un profesional. En el mercado de instalación, hay necesidad de una infraestructura, teniendo en cuenta que la comunicación global es hecha por medio de tecnología y una empresa ya no puede quedarse dependiendo del teléfono. Pero, volviendo al asunto, un consumidor, cuando decide qué quiere comprar, va a comprar. Es más que obvio que habrá una investigación de precios y conveniencias relativas al proceso de compra (ya sea en locales físicos o virtuales), pero la compra será hecha. En este contexto, la actualización del valor de cambio o monetaria de tu stock es importante para determinar si el producto en cuestión puede ser comprado del proveedor con el mismo precio que fue anteriormente. Y si entonces la cadena de suministro/venta completa su ciclo normal de nuevo, manteniendo precios sin golpes grotescos.

Cotización en cambio

En el caso del dólar, al mismo tiempo que todos utilizan la tasa de dólar como indexador de productos importados, si un stock se adquiere con el dólar a $ 3,10 y otro con el dólar a $ 3,60 (por ejemplo), súbitamente hay un aumento de 14% en la conversión libre. Esto quiere decir que a veces el margen neto puede perderse si el precio de venta no se cambia o se ajusta. Muchas empresas grandes usan Hedge, NDF o Swap, pero acaban en el riesgo de una apuesta malhechora. Mitigar riesgo significa equiparar tu stock al valor que permitirá la recompra dentro de una variación mínima de precios al consumidor.

Por último, el mayor riesgo a ser erradicado se encuentra en la administración de tu negocio. Considerando los hechos culturales, es común para cualquier emprendedor no dejar que nadie cuide de su dinero (negocio). Es el famoso “¡El negocio es mío, entonces quien lo cuida soy yo!», olvidándose de hacer lo que sabe: ¡vender! En el caso de que se produzca un cambio en la calidad del producto, se debe tener en cuenta que el dueño necesitaba más tiempo para planificar y ejecutar acciones de venta, y acababa gastándolo en apenas administrar. Esto tiene sentido si tu empresa tiene profesionales que harían la venta mejor que tú, pero si tu «mostrador» necesita tu presencia y con ella más negocios serán generados, ¡termina sin tener el menor sentido pasar tu tiempo con eso! He visto a muchos «dueños» volviendo a la parada de la peregrinación por ventas durante esta crisis que parece no querer irse. Con ello obtuvieron más inteligencia de mercado y más ideas para aplicar y mejorar el resultado. Pero, ¿y si estaban confinados en sus oficinas sólo acompañando números y resultados? Bueno, es más fácil culpar al gerente, ¿verdad?
¿Qué es mejor si has hecho tu negocio desde el principio, donde todo se centraba en ti? ¿Qué tal contratar a un vendedor y administrar más o menos o contratar un administrador capacitado o incluso una empresa tercerizada? Piensa en eso.

A veces mitigar riesgos significa volver a la línea de frente y garantizar que la gallina continúe poniendo huevos. O simplemente esperar lo peor y, más fácil, culpar a tu gerente de ventas.

Hay muchas soluciones inteligentes que te ayudarán a mitigar riesgos y hacer que tu empresa sea más ágil. ¡Aprovéchalas!

image