Buenos vientos para los negocios

Buenos vientos para los negocios

by 26/02/2009

Buenos vientos para los negocios
Ubicada en la calle de instrumentos más popular de Argentina, Todo Vientos aprovecha su nicho de mercado

La calle Talcahuano en Buenos Aires, Argentina, es el distrito que cuenta con la mayor concentración de tiendas de instrumentos musicales del país. Hay los que apuestan que es la más grande concentración de negocios de música en todo el mundo. Verdad o no, con tanta competencia, los distintos comerciantes han ido encontrando la manera de adaptarse y, casi como un ecosistema, cada organismo ha encontrado su propio nicho en cual poder crecer y desarrollarse. Todo Vientos es uno de estos locales que ha encontrado su propia manera de destacarse: en un océano de guitarras, amplificadores y baterías, ellos son de los pocos que en la calle Talcahuano se especializan en vientos. Y, para agregarle un toque personal, cuentan con un taller propio en el que Don Jesús -el Maestro Artesano Luthier- repara cualquier instrumento aerófono con la sabiduría de un artista y la precisión de un relojero.

La empresa empezó hace diez años como un taller de reparación de instrumentos. En algún momento los dueños, entre ellos Claudio Suarez, viajaron a Estados Unidos por falta de repuestos y de a poco empezaron a importar. “Encontramos la veta de importar desde Estados Unidos instrumentos usados –especialmente vientos y guitarras- pero de muy alta calidad, repararlos a nuevo en nuestro taller y venderlos en el mercado local a un precio mucho más accesible de lo que sería comprar esa misma marca o modelo nuevo. Hace cuatro años abrimos nuestro primer local en la calle Perón. Y hace tres años nos vinimos para la calle Talcahuano. El año pasado abrimos nuestra primera sucursal, y ya somos siete personas que trabajamos en total”, cuenta Suarez.

A tanta competencia, se sumó este año la devaluación del peso. ”De lo que trabajamos, el 80% es precio dólar, entre lo chino y lo norteamericano. Nosotros somos importadores de unas trompetas españolas que son buenísimas, las Stomvi, y claro, eso es en Euros. Cuando las variaciones son pequeñas, las absorbemos. Sobre todo en los instrumentos usados, que tenemos un margen mayor. Pero todo lo que es nuevo, el importador ya te deja muy poco margen de accion. Hay que estar muy atento porque corrés el riesgo de que ante cualquier variación tal vez terminás trabajando gratis. Pero si la variación es poca preferimos no estar tocando los precios porque genera una imagen negativa”, explica Suarez.

Todo Vientos supo sacar provecho de los buenos vientos (con juego de palabras incluso) que soplaron en la economía argentina en los últimos seis años, antes de la crisis mundial. Sumado a este crecimiento, la presencia en la calle Talcahuano también ayudó a incrementar las ventas. “Fue un período de crecimiento general importantísimo para todo el país, todo creció mucho durante esos años. Pero para nosotros lo que resultó verdaderamente sorprendente fue el salto increíble que significó venir a la calle Talcahuano. Venir acá fue duplicar la tasa de crecimiento de un año para el otro”, dice Suarez.

Música & Mercado estuvo en Todo Vientos y entrevistó a sus dueños:

>> ¿Cómo fue el 2008?

CS: El primer semestre fue muy bueno. Después hubo una merma importante. Después hubo muchos altibajos y terminó bastante bien. Sobre todo, el 2008 fue muy inestable.

>> ¿Hubo algún producto que decepcionara durante el 2008?

CS: ¡Sí! Acá no había prácticamente nadie que importara saxos plateados. Nosotros descubrimos que podíamos traer los plateados casi al mismo precio. Nos pareció una buena idea, porque el plateado tiene una ventaja de durabilidad respecto a los laqueados. Nos decidimos y trajimos un montón de saxos plateados. Finalmente aprendimos que, el motivo por el cual todo el mundo trae saxos dorados en lugar de traer saxos plateados, es porque a la gente le gustan los saxos dorados y no los saxos plateados. Ahora ya lo sabemos.

>> Y entonces: ¿Qué producto del 2008 sorprendió por sus ventas?

CS: El año pasado fue sorprendente la cantidad de trompetas en relación a otros vientos. El saxo siempre fue el más vendedor. Si al final del año vendiste –supongamos- 10 saxos, la proporción histórica era de 4 trompetas. El año pasado estuvieron 1 a 1 los saxos y las trompetas.

>> Veamos el 2009. ¿Cómo ven el primer trimestre en relación a la crisis internacional de la que habla todo el mundo?

CAC: Por ahora, no la sentimos. Todos los años, para ésta época, tenemos una caída en las ventas como consecuencia de las vacaciones de verano. Hasta el momento hemos notado una merma en las ventas el porcentaje de que no supera de un 10 a un 15% pero esta cifra no es muy diferente a lo que sucede todos los años en el primer trimestre así que no sabemos si la baja puede ser adjudicada a la crisis internacional o es parte de la habitual caída estacional. Hasta que se defina un poco más el panorama, vamos a tratar de cubrirnos achicando el stock y ampliando el abanico de productos que ofrecemos.
 
>> ¿Cómo ves el final de 2009?

CS: Yo creo que vamos a terminar mejor que el año pasado. Yo no veo que esta crisis vaya a llegar de una manera drástica acá. No veo una como la que tuvimos en el 2001. Nosotros apostamos a un crecimiento, tal vez menor a la tasa de crecimiento de 2008, pero crecimiento al fin. Ojo, teniendo en cuenta la inflación del año. Creo que en el peor de los casos vamos a terminar igual.

>> O sea que son optimistas…

CS: Es que si yo, hoy por hoy, me manejo por los números, no me queda otra que ser optimista. Si me manejo por lo que dicen en la televisión, el futuro parece terrible. Pero los números míos, los reales, están bastante lejos de lo que dicen del caos o de la crisis. También es cierto que la sociedad argentina no tiene un gran endeudamiento financiero. Por supuesto que puede llegar un “coletazo” de la crisis, pero creo que va a ser mucho más leve que en otros países, como México por ejemplo. Además, lo que representa la economía argentina en su conjunto dentro de la crisis internacional es como mi negocio en la calle Talcahuano: nuestra “pequeñez” en éste caso nos ayuda. Creo que en el aspecto internacional, para todos nuestros países esta crisis puede ser como cuando se extinguieron los dinosaurios. Los que sobrevivieron fueron los pequeños mamíferos que se supieron adaptar.

Algunas tiendas de la calle Talcahuano

Daiam
Todo Música
Center Music
California Music
Zona Franca
Hermanos Saxo
Gold Top