Desafíos de comenzar a importar

Desafíos de comenzar a importar

by 27/06/2019

Al principio, cualquier actividad puede ser desafiante y, con la importación no es diferente.

*Por Dan Turkieniez. Socio y director de Razac Trading, empresa brasileña que actúa en el desarrollo de proyectos personalizados en el área de comercio exterior.

Los emprendedores que nunca han adquirido productos en el extranjero tienen miedo de dar el primer paso, pero al mismo tiempo, están limitando sus posibilidades y eso puede impactar, o inclusive desviar, un producto o proyecto.

En algunos países, comenzó a verse un ligero aumento en las importaciones, inclusive empresas que no habían hecho ninguna importación el año anterior. Es decir, algunas empresas están iniciando, o reactivando, sus operaciones de importación. Esto ocurre porque la oferta global de insumos, productos acabados, equipos a precios competitivos con tecnología avanzada y calidad de punta es una realidad.

Otro dato interesante es el aumento en el volumen de importaciones de insumos y productos intermedios, aquellos destinados a la producción o reventa. Las empresas importadoras que, con la reanudación de la economía en algunos países, están más confiadas e invirtiendo en su producción o stock para reventa.

Ya que eso es una realidad para quien importa, debe ser considerado como una oportunidad para quien aún no ha comenzado a explorar esa modalidad. Es importante recordar que los riesgos existentes en las compras locales también son una realidad en las compras internacionales. Es prudente en una primera adquisición de un proveedor desconocido hacer una visita presencial, buscar referencias de otros compradores o inclusive comprar un lote inicial menor para hacer pruebas.

Carta de crédito

Hay también mecanismos que un comprador internacional puede utilizar para no tener sorpresas. Por ejemplo, en lugar de efectuar un pago anticipado al proveedor, es más interesante negociar una Carta de Crédito para el pago de las mercancías, al menos, a lo largo de un período de reconocimiento entre las partes.

Con esta modalidad, un banco se coloca como intermediario en la operación y sólo libera el pago al exportador (proveedor) cuando éste cumple requisitos predefinidos por el importador (comprador) y aceptados por él mismo, tales como la presentación de documentos que comprueben el embarque de las mercancías, el cumplimiento del plazo límite para efectuar el embarque, si los embarques pueden ser parciales o no, entre otros.

¡Atención!

En ese sentido, para que esa experiencia sea productiva y no traumatizante, es importante prestar atención a algunos aspectos:

•Atención al cronograma: además del tiempo de producción del insumo, producto o equipo, existe el plazo del tránsito internacional, ya sea aéreo, marítimo o por carretera, además del plazo de liberación de las mercancías en la aduana. Este tiempo debe añadirse al tránsito total para que se defina el momento correcto de hacer el pedido junto al fabricante, evitando retrasos e imprevistos.
•Cambio: la variación cambiaria tal vez sea el elemento que más asusta a los empresarios a la hora de importar. La incertidumbre del costo final del producto importado impacta en la planificación como un todo. Cuando la opción de importar es tecnología y calidad, este factor se hace menos relevante, pero si la motivación de importar es el bajo costo del producto, es importante que en el momento de la decisión exista un margen para que, en el caso de una subida repentina del cambio, el impacto pueda ser absorbido. Vale recordar que el cambio también puede caer, generando un resultado positivo en la operación.
•Impactos tributarios y jurídicos: lamentablemente, vivimos en un ambiente de alta inseguridad jurídica y con algunos de los peores sistemas tributarios del mundo, pero eso no es un “privilegio” de las empresas importadoras. Todas las empresas y emprendedores sufren con eso. La importancia de tener conocimiento en tributación, no sólo en la importación, sino también en las cadenas posteriores de venta, puede ser la diferencia entre que la operación de, o no, resultado.
•Socio especializado: tener el apoyo de profesionales experimentados en el comercio exterior es necesario para empezar a importar. Existen diferentes prestadores de servicios como despachadores, tradings y empresas de transporte internacional que ofrecen soluciones para cada tipo de demanda y son socios clave para el éxito inicial y futuro de las operaciones.

Datos adicionales

A lo largo de los últimos años y, principalmente por cuenta de cuestiones internas, varios países de la región se quedaron fuera de la cadena global de suministro de productos de valor agregado y buena parte de la industria local quedó desfasada en relación a la tecnología y la productividad. A menudo, la tasa de cambio es señalada como la principal culpable de este proceso, pero el hecho es que para que cada país sea insertado como un proveedor global de productos acabados o semiacabados, el emprendedor necesita un ambiente más favorable para inversiones a mediano y largo plazos.

Al menos, la tasa de interés real en algunos países, como Brasil, por ejemplo, entró en un proceso de reducción, pero todavía se necesita un contexto más completo, con costo de energía competitiva, mano de obra calificada, tipo de cambio estable, seguridad jurídica y un sistema tributario más simple y eficiente para que esa inserción se convierta en una realidad.

Además, estos factores no pueden ser pasajeros. Deben formar parte de un Plan de Gobierno a largo plazo y sostenible, a pesar de las diversas vertientes políticas que conviven en un ambiente democrático. En ese contexto, existirá espacio para oportunidades, pero para aprovecharlas, el emprendedor necesita abrir los ojos (y la mente) para los beneficios que el comercio internacional puede generar y aceptar los riesgos (calculados) de comprar insumos, productos acabados y equipos por el mundo. Por supuesto, el esfuerzo inicial será recompensado.

image