OPINIÓN: La autocrítica: generadora de ideas

OPINIÓN: La autocrítica: generadora de ideas
agosto 31 13:52 2012

“Para poder desarrollar nuestra capacidad de autocrítica y adaptación al cambio, debemos mantenernos en constante formación y aprendizaje”

Por Sebastián León De La Torre*

Por lo general en una empresa las críticas son consideradas negativas y provienen de nuestros clientes, de terceros o de la competencia. Pero lo ideal para tornarlas positivas es que cualquiera de nosotros, emprendedor, comerciante, empresario o empleado, pueda desarrollar su propia capacidad de autocrítica. Eso significa que tengamos la posibilidad de analizar nuestra metodología de trabajo, los proyectos y objetivos deseados y los resultados obtenidos y así emprender la búsqueda de nuevas estrategias apostando al cambio. Los cambios así como forman parte de cada uno de nosotros, lo son para la empresa, sencillamente, porque cualquier negocio tiene que adaptarse en forma constante a las circunstancias del entorno, tales como políticas gubernamentales, crisis económicas, tendencias de mercado, situaciones estacionales, cambios en la competencia y, por qué no, crecimiento o bonanza del consumo.

Recordemos que todo cambio siempre es positivo, más allá que pueda ser traumático, doloroso o inesperado. Cuando llega es por algo. Nada ocurre porque sí. Las cosas acontecen para que aprendamos la lección y abracemos el cambio como una posibilidad de maduración y un paso más, en la obtención de sabiduría. Por esa razón, luego de dicho proceso de cambio, sentiremos que hemos dado un paso gigantesco y que lo que ha pasado no fue en vano, y sabremos que hemos crecido en todo sentido. Como ejemplo de esto, hemos visto a nuestro alrededor ciertos cambios que no teníamos previsto, como podrían ser los cambios en políticas aduaneras o arancelarias, cambios en cotización de moneda extranjera, reformas en la forma de presentar papeles y obtener permisos de importación, mayores aportes impositivos o simplemente cambios en las costumbres de los consumidores de nuestros productos.

Para poder desarrollar nuestra capacidad de autocrítica y adaptación al cambio, debemos mantenernos en constante formación y aprendizaje y sobre todo siendo un buen observador de nuestro entorno compuesto por factores internos y externos. De esta manera generamos un lugar propicio para recibir nuevas ideas y lograr el cambio deseado.

En la vereda opuesta se encuentra la soberbia, principal enemiga de la autocrítica. La autocrítica requiere humildad y honestidad y se debe dejar a un lado el sentimiento de culpa. Muchas veces no escuchamos a nuestros colaboradores, seguramente por el temor a reconocer una buena idea o sugerencia. Quédese tranquilo, nadie le va a robar el puesto ni pondrá en juego su reputación de líder, gerente o director, todo lo contrario. Al escuchar, usted está siendo aun más sabio. Las soluciones a los problemas o las buenas ideas muchas veces nos llegan de lugares inesperados o de comentarios de gente que nada tiene que ver con nuestro trabajo, pero que de alguna u otra manera nos activan los pensamientos y potencian nuestras ideas.

Una forma de poner en práctica la autocrítica es generando reuniones de grupo o brainstorming, técnica conocida como tormenta o lluvia de ideas, la cual nos permitirá resolver problemas descubriendo las causas y planteando soluciones.

Además es muy importante tener una visión positiva del fracaso. Aproveche los beneficios de las experiencias negativas, procéselas y conviértalas en aprendizaje. Sumando estas experiencias, logrará avanzar hacia el éxito y la superación personal.

Las críticas por lo general no son bienvenidas y ninguno de nosotros gustaría de ser criticado, pero la verdad es que sin ellas, no tendríamos por qué cambiar para mejorar.

Es verdad que en diversas ocasiones la solución a nuestro problema se encuentra en manos de terceros, ya sea gobernantes, proveedores, fabricantes u otros y contra eso mucho no podremos hacer, por lo cual deberíamos concentrarnos en nosotros, identificar nuestros posibles errores, hacer autocrítica y generando nuevas ideas, encontraremos las soluciones que estén a nuestro alcance.

Ser autocrítico es aceptar que como seres humanos podemos cometer errores y que esos errores representan la posibilidad de sumar experiencias y conocimientos, los cuales nos permitirán evolucionar como empresarios y aún más importante, como personas. Y recuerden que cuando el cambio llega, si uno no es autocrítico y no tiene un alto poder de adaptación a las cosas con que se enfrenta, no nos será posible seguir y vencer el problema.

*Manager General de Hendrix Music SRL

Comentarios
view more articles

About Article Author

Redacción M&M
Redacción M&M

Música y Mercado es la revista de negocios en el segmento de audio profesional, iluminación e instrumentos musicales. Nuestra pasión es animar a los empresarios a desarrollar la distribución y venta de equipos.

View More Articles