Resultados de Rock in Rio 2022 y qué aportó a la economía local by 16/09/2022

Festival Rock in Rio termina con público de 700 mil personas e impacto económico de aproximadamente 400 millones de dólares.

Fueron siete días, 1.255 artistas, 300 shows, 507 horas de experiencia y una emoción incalculable. Desde el momento de la apertura de las puertas de la Ciudad del Rock, el 2 de septiembre, hasta el último día del festival (11 de septiembre), Rock in Rio recibió una audiencia de 700 mil personas sedientas del reencuentro con el mayor festival de música y entretenimiento del mundo, lleno de ganas de coleccionar momentos inolvidables. Y quien fue no se defraudó. Desde el show iluminado e histórico de Coldplay en el Escenario Mundo hasta el debut del “pagode” con Ferrugem y Thiaguinho en el Espaço Favela, pasando por los sorprendentes encuentros en el Escenario Sunset, las actuaciones de Supernova, los ritmos impactantes del New Dance Order y las actividades de las arenas, Uirapuru, NAVE y GamePlay Arena, había programación para todas las edades y tipos de fanáticos.

En una edición marcada por el encuentro de generaciones, el público fue el destaque y llegó de diferentes partes de Brasil y del mundo. Asistieron 420.000 personas de fuera de Río, lo que representa el 60% de la audiencia del festival, con 10.000 personas provenientes de 31 países diferentes. Después de un largo período de inestabilidad en el mercado de eventos debido a la pandemia de Covid-19, el regreso del Rock in Rio generó 28 mil empleos directos y un impacto económico de más de 2 mil millones de reales para Río de Janeiro.

En la mañana de este lunes, el Sindicato Municipal de Medios de Alojamiento (Hoteles Rio) dio a conocer la encuesta consolidada con el cierre de ocupación hotelera en la ciudad durante las dos semanas del mayor festival de música y entretenimiento del país. Los números prueban lo que los cariocas —y los hoteleros— ya sabían. Rock in Rio 2022 generó un récord de ocupación hotelera, al haber disparado a Barra da Tijuca como el barrio más cotizado, por su cercanía al festival.

La segunda semana del evento concentró el mayor pico de demanda y generó una ocupación superior al 90% en todos los barrios de la ciudad. El promedio de habitaciones ocupadas en el período del 8 al 11 de septiembre fue del 94,51%, con destaque para los barrios de Barra da Tijuca y São Conrado, que superó la media y alcanzó el 96,35% de las habitaciones ocupadas. En la primera semana del festival, la ocupación hotelera alcanzó el 81,84% y, nuevamente, Barra da Tijuca y São Conrado superaron la media, con el 88,81% de las habitaciones reservadas.

“Después de tres años pudimos volver a sentir la emoción de ver la Ciudad del Rock llena de aficionados que invaden el césped con una alegría contagiosa y con el único fin de ser felices. Es un momento de celebración colectiva después de tiempos de tanta incertidumbre y desesperanza. Rock in Rio 2022 fue, sin duda, la marca de un nuevo comienzo”, dijo Roberto Medina, creador y presidente de Rock in Rio.

 

Un festival de grandes números

Fueron más de 3.000 personas trabajando en la producción de ocho escenarios, 300 carros en la operación de los escenarios, 500 vuelos para transportar artistas y un total de 40.000 credenciales emitidas. Solo en la experiencia de NAVE, un espectáculo sobre la Amazonia contemporánea, hubo 50 artistas y, en la arena de Uirapuru, una megaestructura preparada para recibir a 30 bailarines y una orquesta con 23 músicos. En la parte estructural, los números son grandes: se usaron 150 km de cables eléctricos y tuberías hidráulicas; 16 km de redes utilizadas; 30.000 m2 de pisos; y 1.296 km de papel higiénico, equivalente a viajar tres veces entre Río de Janeiro y San Pablo.

En cuanto al consumo de bebidas y alimentos en la Ciudad del Rock, los datos también son impresionantes. Más de 265.000 personas pasaron por Gourmet Square durante los días festivos. Se vendieron más de 91 mil palomitas con y sin el balde especial, más de 69 mil pizzas de Domino’s, unas 21 mil pizzas de Ella, casi 16 mil hot dogs Geneal, 19 mil hot dogs de Push Dog, más de 58 mil Cup Noodles, cerca de 32 mil porciones de papas fritas, casi 6 mil tartaletas de crema, más de 40 mil brochetas, alrededor de 6 mil açaís, más de 200 mil hamburguesas, casi 10 mil bocadillos de salchicha de Cheia de Graça, alrededor de 4.000 polentas, más de 15.000 cubos de pollo frito de Hot n’ Tender, alrededor de 11.000 sándwiches de costilla de Vulcano, 15.500 pasteles y casi 4.000 porciones de las tradicionales coxinhas brasileñas. Se vendieron alrededor de 30.000 Doritos en los vendedores ambulantes, y sumando la tienda junto con los vendedores ambulantes, hubo más de 215.000 chocolates KitKat. Los mochileros de bebidas vendieron más de 590.000 latas de Red Bull, cerca de 62.000 tazas de café Três Corações, 40.000 latas y tazas de la edición especial de Coca-Cola de DJ Marshmello. Se vendieron más de 740.000 vasos de cerveza Heineken, sumando sólo los vendedores ambulantes, las dos estaciones de cerveza y la barra de la marca frente al escenario New Dance Order, lo que resultó en un consumo de 260.000 litros de cerveza. Los vendedores en el césped también vendieron más de 150.000 vasos de agua y 100.000 vasos de Coca-Cola. El festival también dio a conocer la cantidad de residuos recogidos. Fueron más de 872 mil artículos divididos entre vasos, botellas de plástico y envases de productos hasta las 22:00 horas del domingo (11 de septiembre).

Las actividades fuera del escenario llamaron la atención del público. En la Carpa Chilli Beans se realizaron 850 celebraciones de amor realizadas por el personaje Elvis Presley y tres bodas oficiales celebradas por el juez de paz. Las atracciones instaladas en las arenas — Uirapuru, NAVE y GamePlay Arena, sumadas al Domo de The Town, que presenta al público el nuevo festival de los mismos creadores de Rock in Rio, programado para el próximo año, en San Pablo —, totalizaron alrededor de 160 mil personas. Las gradas también fueron un éxito de público. Más de 184 mil personas pasaron por las activaciones de Coca-Cola, Ayuntamiento de Rio, Latam, Doritos, Seara, Porto Saúde, Prudential, Colgate, ID_BR, Chilli Beans, Engov After, Turismo Portugal, TIM, Negresco, Kit Kat y iFood.

Operación de transportes durante el festival

Como novedad en la edición de 2022, el Rock Express transportó a más de 336 mil personas durante los siete días del festival, en viajes de ida y vuelta desde la estación Jardim Oceânico y terminal Alvorada hasta Cidade do Rock (terminal Olímpico). El operativo contó con más de 120 ómnibus, que realizaron más de 4.500 viajes, recorriendo 182.000 kilómetros en la ruta que utilizó el canal BRT, convirtiéndolo en el transporte más rápido para llegar a la Ciudad del Rock.

El Transporte Primera Clase Rock in Rio transportó a más de 144 mil personas durante los 7 días, partiendo desde 17 puntos repartidos por las ciudades de Río de Janeiro, Niterói y Petrópolis rumbo a la Ciudad del Rock en autobuses ejecutivos, con total comodidad y seguridad. Los clientes de Primera Clase contaron con un salón de recepción exclusivo con área techada, Food Trucks, DJs y baños. En total, hubo más de 9.000 viajes de ida y vuelta desde puntos elegidos por los clientes de Primera Clase, lo que implicó alrededor de 800 autobuses cada día desde Rock In Rio, en la terminal de autobuses más grande jamás instalada para un evento en todo el mundo.

MetrôRio realizó 361.000 embarques en los primeros seis días del Rock in Rio y llegó a más de 420.000 al final del festival. La Concesionaria mantuvo un esquema operativo especial para atender al público que se dirigía a la Ciudad del Rock, dejando abierta las 24 horas para el embarque la estación Jardim Oceânico/Barra da Tijuca, que integraba el servicio especial Rock Express. Las demás estaciones del sistema operaron en horario normal para el embarque y, durante la madrugada, estuvieron abiertas únicamente para el desembarque.

image