Mackie cuenta cómo es fabricar en China

Mackie cuenta cómo es fabricar en China

por 08/02/2021

Mucho se ha dicho sobre la fabricación de productos en Asia, pero no todo es cierto. Mackie cuenta aquí su experiencia y el resultado de equipos de alta calidad que la empresa tiene disponibles en el mercado.

En realidad, Mackie fue una de las empresas que demoró un poco en adoptar esta metodología de fabricación, en comparación con tantas otras marcas y empresas de todas las industrias. Otras industrias, con sede en Estados Unidos y otros países, comenzaron a trasladar parte o toda la fabricación a China y otros países asiáticos ya después de la Segunda Guerra Mundial y hasta finales de la década de 1970. China, en particular, comenzó a ganar terreno como centro de fabricación mundial durante la década de 1980 y, en 2010, superó a Estados Unidos como la economía manufacturera número uno del mundo. Mientras tanto, en nuestro rincón de música y audio del mundo, Mackie no fue ni la primera ni la última empresa de audio profesional en trasladar la fabricación a otro país, cosa que realizó alrededor de 2003. 

image

La empresa fabrica sus productos principalmente China, con consideración y producción limitada en otros mercados laborales internacionales 

Beneficios para la empresa

Con otras marcas de audio de la competencia que ya habían trasladado el 100% de su fabricación a China a finales de 1990 y principios de 2000, el mercado global y el grupo de clientes objetivo para el audio ya estaba hablando con su propio dólar, con clientes y fabricantes aceptando y conduciendo hacia precios más bajos y económicos en diversas categorías de audio como mixers, altavoces y otras. A fines de la década de 1990, por ejemplo, USD 1000 (dólares americanos) era en realidad un precio bastante aceptado para un mixer analógico de 16 canales… Si avanzamos hasta el día de hoy, ahora hay mixers digitales bien establecidos en el mercado por menos de USD 400, y mixers analógicos establecidos por menos de USD 300.

En relación con la reubicación de fabricación de Mackie, lo positivo fue que llevó a la empresa a una economía de escala que le permitió competir en esas franjas de precios más amigables para el cliente, sin sentirse «forzados» u obligados a competir con los precios más bajos del mercado.

La desventaja, que no debe subestimarse, es que los trabajos de la línea de montaje de fabricación tienen que ser trasladados de un país a otro para lograr este tipo de reubicación. Sin embargo, si Mackie no hubiera trasladado la fabricación a China en el momento en que lo hizo, los productos base de la empresa, en particular los mixers y altavoces de alta calidad y valor, que llevan la impronta «Built Like A Tank”, que lanzaron y llevaron a la empresa al éxito durante sus primeros 15 años, probablemente les costarían a los clientes finales aproximadamente el doble de lo que cuestan hoy para que una empresa como Mackie pueda mantener sus gastos operativos. 

Fabricación con dirección americana

Si bien todas las líneas son fabricadas en el exterior, Mackie tiene personal de administración de productos, marketing, ingeniería, servicio, ventas, finanzas y casi todo el resto del personal global basado en la sede de Bothell, Washington, con oficinas satélites en EMEA y APAC. La empresa declaró que, si cambian las políticas y/o las mejores prácticas de Estados Unidos y otros mercados internacionales en torno a la fabricación y/o el comercio global, es posible que la fabricación inclusive se traslade a otros países en el futuro, ya sea de regreso a Estados Unidos, a otros países asiáticos, o hasta potencialmente también a América Latina. “Al fin de cuentas, vamos a gestionar ese equilibrio de calidad y costo siempre y cuando proporcionemos la mejor calidad de fabricación posible de nuestros productos, independientemente del país en el que se fabriquen,” explicó Matt Redmon, director de marketing de producto de Mackie.

Matt Redmon, director de marketing de producto de Mackie

A continuación te mostramos una entrevista que hicimos con Matt para saber más sobre la fabricación de Mackie y su situación actual.

M&M: Por favor cuéntanos sobre el foco de “primero el cliente” que sigue Mackie.

Comenzando con el propio Greg Mackie hace más de 30 años, el ADN de Mackie siempre ha sido dar una solución a los problemas y puntos débiles de los clientes, ya sea en proveer formas nuevas e innovadoras, o llevar una tecnología anterior «sólo para profesionales» a precios más accesibles para otros usuarios, en ambos casos eso  crea nuevos mercados, trae nuevos clientes y resuelve problemas nuevos y viejos por igual pero de formas nuevas y emocionantes.

Esta noción, por supuesto, está algo separada de la fabricación, ya que tiene que ver con para quién los gerentes de producto, el marketing y las ventas quieren resolver los problemas, y cómo el desarrollo de productos y la ingeniería lo harán. Pero una fabricación de calidad comienza, justamente, con la calidad de la «resolución de problemas del cliente» (es decir, la gestión de productos) y la ingeniería de calidad. 

M&M: Hablemos sobre la fábrica en China. ¿Cómo funciona? ¿Tienen un equipo especial trabajando allí?

En primer lugar, tenemos una red de fabricantes, algunos con los que hemos trabajado durante casi dos décadas y otros que hemos comenzado más recientemente. Al tener la «libertad» para ejecutar una fabricación de calidad basada en contratos, podemos escalar nuestras operaciones según nuestro negocio tanto en años positivos y negativos, que es el tipo de flexibilidad que da a las marcas longevidad, particularmente frente a la volatilidad frecuente del mercado. 

Con este enfoque estratégico, hemos construido de manera efectiva una «plantilla de onboarding» y procedimientos operativos estándar de fabricación/calidad para garantizar que todos nuestros fabricantes ensamblen y verifiquen el trabajo según nuestros estándares. En este sentido, nos aseguramos no sólo prescribiendo los procesos exactos mediante los cuales nos gustaría fabricar nuestros productos, sino también los procedimientos de prueba y control de calidad que garantizan que cada unidad fabricada se desempeñe al mismo nivel que la “unidad de referencia dorada” (que suele ser la primera/mejor unidad del producto original ejecutado después de que se completan las fases de verificación del diseño y producción piloto). 

Permíteme agregar algo más, con respecto a tu pregunta sobre un equipo especial en China, que una parte realmente crítica de la fabricación exitosa en el extranjero es tener un equipo de operaciones empleado por primera parte con personal de control de calidad, soporte de ingeniería y más personas presentes en nuestros países de fabricación. De la misma manera que el propietario de una pequeña empresa querría supervisar personalmente los procesos de fabricación y la calidad si estuviera en su garaje, sótano o en el mismo edificio que el resto de sus departamentos (ventas, marketing, etc.), es igualmente fundamental para que las empresas más grandes tengan «ojos en el suelo» que representen la ingeniería, la gestión de productos, las ventas y el marketing integrados y/o trabajando muy de cerca con todos los aspectos de cada línea de fabricación, prueba y envasado. 

En nuestro caso, tenemos varios roles diferentes que visitan con frecuencia y/o «viven en» los centros de fabricación, especialmente durante los primeros meses de producción. Estas personas prescriben el proceso, realizan auditorías al 100% y ayudan a garantizar el lanzamiento exitoso y la experiencia del cliente de cada producto de Mackie. 

M&M: ¿Uds. diseñan los productos en Estados Unidos y luego ellos les envían un prototipo para aprobar? ¿Cómo es ese proceso?

Como se mencionó anteriormente, todos nuestros productos son diseñados/desarrollados en su totalidad o en gran medida en Estados Unidos. Ocasionalmente, como hacemos con la fabricación por contrato, a veces empleamos ingeniería por contrato con nuestros fabricantes que también tienen recursos de ingeniería integrados. Trabajando de esta manera, nuestro grupo de ingeniería de Estados Unidos trabaja en estrecha colaboración con esos recursos contratados para lograr el mismo resultado: un producto Mackie de alta calidad según lo especificado por el equipo de producto en Estados Unidos. 

A partir de ahí, tenemos un paquete de diseño aprobado por varios departamentos que se puede fabricar en cualquier parte del mundo. De hecho, hemos introducido líneas en los mercados internacionales en el pasado (por ejemplo, México) sólo para ser transferidos más tarde a China, Taiwán u otros lugares. La clave, en todos los casos, es que se aplique el mismo nivel de cuidado en la fabricación y el control de calidad de esos productos que en el diseño. Hasta ese punto, diría que Mackie, después de haber trasladado la fabricación a China hace casi 20 años, ha tenido tiempo suficiente para resolver cualquiera de los problemas que pueden surgir con esa reubicación, o la aparición de un nuevo fabricante o red de fabricación. 

Una vez que el fabricante obtiene el negocio de un producto o serie determinada, varias fases comienzan inmediatamente mientras trabajamos hacia la validación del diseño, la adquisición de componentes piloto y de producción y, en última instancia, no sólo un prototipo, sino también la validación del diseño y las unidades piloto (iteraciones entre prototipos y producción) también son producidos por el centro de fabricación antes de dar la luz verde a la producción. O sea, hay muchos puntos de control y control de procesos en torno a la creación de nuevas líneas, de modo que, para cuando haya entrado en producción, se hayan resuelto todos los errores, problemas y dificultades. 

M&M: Una de esas líneas es la V-Class. ¿Cuál es el destaque de esa serie?

Si bien la SRM V-Class cumple con los estándares de fabricación y calidad de todos nuestros otros productos, esa línea de productos se destaca realmente por su filosofía de diseño. Con V-Class, nos planteamos el desafío de diseñar lo que creemos que es el altavoz que mejor suena, el que tiene más volumen y el más tecnológicamente avanzado que hemos producido en toda nuestra historia. 

Habiendo dicho eso, V-Class aprovecha más de dos décadas de diseño de altavoces de un líder de la industria en acústica (¡ése es Mackie!), que culmina con el altavoz más completo, más potente y más agradable de escuchar disponible en cualquier lugar cercano a nuestro precio en el mercado hoy. 

Para agregar algo sobre la fabricación de V-Class, ésta no es una línea de productos que fuera tecnológicamente posible diseñar o fabricar en cualquier parte del mundo hace 20 años. ¿Pero hoy? Ésta es una línea de productos que tendríamos la misma confianza para fabricar en Estados Unidos, Europa, China o en cualquier otro lugar del mundo, ya que nos hemos demostrado a nosotros mismos que podemos construir y mantener una red de fabricación que es la mejor en el industria del audio, que también rivaliza, desde el punto de vista de la calidad, con las empresas de electrónica de consumo y prosumers mucho más grandes de China y otros países fabricantes. 

M&M: Algunas personas no se sienten cómodas con productos hechos en China. ¿Qué les dirías o mostrarías para hacerlos cambiar de opinión?

Creo que existe un estigma de larga data que «sigue a China” por todos lados y que proviene de un par de lugares diferentes que no son tan buenos. Uno de esos factores seguramente tiene que ver con la pérdida/transferencia de puestos de trabajo a otro país, que como dije antes nunca es ideal. Mientras tanto, el otro estigma (posiblemente relacionado con la transferencia de trabajo) parece arraigado en la creencia de que la fabricación de un país puede ser patente y/u objetivamente mejor que la de otro.

Con respecto a este último, creo que la «verdad detrás del mito» de que «el país X es peor en la fabricación que el país Y» puede ocurrir para las empresas (1) si la gestión por contrato no se plantea a través de un proceso de incorporación y SOP (procedimiento operativo padrón) que cumpla con los objetivos de la sede y (2) si los controles de calidad de primera parte no están en el sitio y/o están muy estrechamente integrados con una red de gestión por contrato durante todo el ciclo de vida de producción de un producto. 

M&M: Uno de los temas a los que mucha gente teme cuando se habla de productos fabricados en China es la calidad. Si bien ya has hablado sobre esto, ¿cómo funciona el control de calidad en Mackie?

Sí, podría agregar a lo que dije anteriormente que, por nuestra parte, diría que Mackie está “llegando al punto» ahora con la fabricación, ya que hemos trabajado estrechamente a través de todos los obstáculos operativos desde hace años que las empresas pueden encontrar cuando trasladan su fabricación.

Al día de hoy, hemos mantenido una tasa de fallas de menos del 1% en toda nuestra cartera de productos durante más de 3 años, con años anteriores (por ejemplo, más de 3-10 años atrás) que no superan una tasa de fallas del 2% (que durante mucho tiempo se ha considerado un punto de referencia entre industrias para la fabricación «impecable»). 

M&M: ¿Pueden los clientes/consumidores encontrar los mismos productos Mackie pero con otra marca en un «mercado paralelo”?

Sí, es posible. Algunos centros de fabricación en China realizan diseños de ingeniería inversa y los venden bajo una marca propia, los venden a otras marcas, etc. Con frecuencia emitimos ceses y desistimos para intentar vigilar este comportamiento para proteger la propiedad intelectual y la sostenibilidad de nuestra marca. Pero también hemos descubierto que la gran mayoría de los clientes pueden diferenciar entre un producto Mackie y una copia de un producto Mackie. 

M&M: ¿La fabricación en China le brindó a Mackie la oportunidad de usar o implementar algún tipo de tecnología nueva en sus productos?

En algunos casos, los centros de fabricación con ingeniería integrada tienen experiencia en tecnologías emergentes, lo que simplifica el trabajo de diseño para la fabricación, ya que la gestión por contrato ya comprende la tecnología que se está tratando de llevar al mercado.

Sin embargo, en general, la mayor parte, si no toda, de nuestra propiedad intelectual de alto valor proviene de la ideación y la innovación impulsadas por equipos de ingeniería y productos de Estados Unidos.

M&M: Bueno, ciertamente parece que Mackie tiene una red de fabricación de alta calidad. ¿Algo más que te gustaría agregar?

Aparte de agradecerles la oportunidad de hablar sobre esto, ¡sí, me gustaría agregar algo!

Creo que resumiría diciendo que Mackie tiene más de 30 años de historia empapada en productos que nuestros clientes conocen y esperan nuestra construcción “Built-Like-A-Tank”. El traslado de la fabricación no debería cambiar una estrategia o reputación que llevamos años desarrollando y manteniendo, en Estados Unidos, China y otros países del mundo.

Al final del día, tanto los ingenieros de audio como los músicos quieren comprar productos de calidad que duren de marcas en las que pueden confiar, y nos esforzamos cada día por ser los primeros en esa lista para músicos, ingenieros, creadores de contenido, audiófilos e incluso fanáticos de la música y personas informales que se dedican al trabajo remoto o al aprendizaje remoto.

La misión de Mackie es estar en todos los lugares donde el sonido importa, nuestra visión es perseguir sin descanso las experiencias inspiradas de los clientes, y uno de nuestros varios valores fundamentales es el enfoque en el cliente, un pilar que ayuda a garantizar la calidad de nuestra fabricación tanto como impulsa nuestro motor de innovación. 

 

SRM | V-Class Overview
image