Qué es la supresión de feedback y cómo puede ayudar a tu performance by 13/09/2022

¡Squueeeeeeaaccchh! Lo sabes en un instante: ese grito penetrante que derrite los oídos cuando sale del altavoz. Es un feedback que puede interferir con tu performance de muchas maneras.

El feedback, el grito agudo generado cuando se construye un loop de señal entre la entrada de audio de un sistema de sonido (aquí, un micrófono) y la salida amplificada (altavoz), puede ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Los peligros del feedback siempre están a tu alrededor: los principales culpables incluyen cantantes que usan micrófonos, presentadores con micrófonos inalámbricos que deambulan por zonas de peligro en el escenario, colocación incorrecta de monitores de piso e incluso fluctuaciones en la temperatura y la humedad del aire. El feedback no es solo un ruido molesto; puede causar daños irreparables a tus altavoces y a tus oídos.

Se crea un feedback cuando el sonido es capturado por un micrófono, amplificado, reproducido a través de un parlante, captado nuevamente por el micrófono y luego reamplificado en un feedback que continúa generando un sonido aullador y chirriante.

Hay muchas formas de reducir el potencial del feedback, incluida la introducción de puertas de ruido, el control de frecuencias problemáticas en el ecualizador, la reducción de la ganancia, el cambio a un micrófono más direccional o simplemente colocar el micrófono más cerca de la fuente de sonido o fuera del eje de una caja se sonido. Para maximizar el volumen antes del feedback, los ingenieros de sonido “prueban” el sistema de PA, elevando metódicamente los niveles de volumen del sistema hasta que se produzca el feedback, igualando las frecuencias problemáticas y repitiendo el proceso hasta que el sistema esté optimizado.

El feedback puede ocurrir en cualquier frecuencia y generalmente es causado por una confluencia de factores. Si no eres un ingeniero de audio profesional, es fácil encontrarte buscando una solución a través de un sinfín de pruebas y errores, o peor aún, dejando tu trabajo al azar. Afortunadamente, hay una red de seguridad. La supresión automática de feedback y, para un mayor control, Advanced Feedback Suppression (AFS), un algoritmo patentado de dbx que está disponible en muchos productos de la marca, utilizando filtros y algoritmos sofisticados para eliminar las suposiciones de la gestión de feedback.

¿Cómo funciona?

La supresión automática de feedback funciona así: el algoritmo monitorea el audio entrante en busca de señales de feedback; cuando detecta un comportamiento de feedback, coloca un filtro de atenuación estrecho en cada frecuencia que retroalimenta, reduciendo la ganancia de esa frecuencia. Los filtros ultra precisos de 1/80 de octava esculpen frecuencias ofensivas con precisión milimétrica, preservando la mayor cantidad posible del espectro de frecuencia natural, lo que a su vez preserva la calidad general del sonido. Este proceso toma solo milisegundos y se completa antes de que el oído humano pueda detectar algo incorrecto.

La supresión automática de feedback es fácil de usar: simplemente configura el nivel de supresión deseado y funciona automáticamente. Elige tu nivel de control, desde presionar el botón de supresión automática de feedback, una función disponible en los productos de la serie JBL IRX, hasta funciones avanzadas (AFS) en procesadores como el procesador dbx AFS2 Advanced Feedback Suppression y DriveRack PA2, que te permiten elegir un asistente de configuración o profundiza en un control de parámetros más precisos, ya sea tocando tu sistema o protegiendo tu sistema durante el show.

La tecnología de supresión automática de feedback hace que la gestión de feedback sea rápida y fácil. Con un poco de práctica y pruebas de sonido exhaustivas, serás un profesional en detener el feedback en tus pistas, para que puedas mantener el enfoque donde corresponde: en tu performance.

 

image