Opinión: ¿Negocio de China? por 19/06/2020

La fábula de Hansel y Gretel me vino a la mente como una comparación en el tema del comercio mundial con China, porque los niños de este cuento infantil, codiciosos, seducidos por los dulces, no cuestionaron que podría ser una trampa.

En el caso del comercio con China, ya era obvio en principios éticos, porque los precios, al ser tan bajos, obviamente exponían un sector de producción que explota la mano de obra barata, a un nivel injusto.

image

Pero la seducción es fuerte en la subcontratación de productos. Después de todo, comenzó a ser sólo para diseñar y poner su marca, y lo hicieron a un precio muy bajo, después ni siquiera eso, porque ya comenzaron a ofrecer el producto: usted compró y puso su marca (sin mencionar falsificaciones).

Los empresarios de todo el mundo ni siquiera se dieron cuenta del inmenso poder que delegaron en un lugar del planeta. Después de todo, se convirtió en algo tan rentable y, según la ubicación de la tierra, sus impuestos, sus burocracias, ¿por qué desarrollar localmente lo que podría ser más barato desde el exterior?

Por otro lado, la inmensa cantidad de materia prima importada por China hace «felices» a los países, porque, desde la agricultura hasta los minerales, los chinos, tanto por la gran población como por la gran producción para la exportación, son los principales compradores.

Por otro lado, a un nivel imperceptible para la gente común, China ha estado expandiendo sus fronteras con una invasión comercial agresiva, adquiriendo compañías abiertamente o incluso convirtiéndose en accionista de una manera velada de innumerables negocios, avanzando hacia la hegemonía en muchas áreas.

¿Resultado? Las economías de todo el mundo se han vuelto directa o indirectamente dependientes de ellos, y en el sistema «China vende, usted vende», ya no se generan empleos. Las naciones no se desarrollaron en todo su potencial tecnológico porque la ganancia «dulce», que invirtió poco, cegó a muchos empresarios, quienes, al final, delegaron toda su producción a China y pensaron que eran «inteligentes».

Aquí es donde comienza la crisis de Covid-19, y no estoy aquí para tejer veracidad en las versiones o teorías de conspiración. Pero el hecho es que la economía mundial se vino abajo porque la Tierra se detuvo y enfermó.

Será necesario recuperar las economías locales, pero ¿cómo podemos hacerlo si incluso las máscaras quirúrgicas que utilizamos son en su mayoría chinas? Los respiradores hospitalarios se importan principalmente de China, y cada artículo del día a día, directa o indirectamente, tiene algún componente chino.

Hansel y Gretel comieron tantos dulces que, sin darse cuenta, fueron devorados por quien les sirvió.

La economía mundial abusó del banquete del autoservicio chino y se ha olvidado de llenar la despensa y aprender a cocinar.

Además de eso, gracias a Internet, muchos productos están disponibles virtualmente, dejando de desarrollar la economía local.

Si esto es cierto en todos los sectores, no es diferente en el mercado de la música.

Ha llegado el momento de que todo el mundo cambie, y que todos sean militantes en su propio patio trasero, y se den cuenta de que, de hecho, cualquier dependencia genera adicción, y viceversa.

El camino comenzará desde la recuperación de lo pequeño, la reducción repensada de lo grande, el estímulo a la calidad en relación con la cantidad y el precio, y el estímulo para el desarrollo local.

No podemos volver a ser demasiado globalistas nunca más, con la economía de las naciones quebrada. De hecho, tenemos que ser más regionalistas, abrazar el patriotismo comercial, ver el desarrollo del vecino de la patria como algo esencial.

El error fue olvidar mantener la «pequeña cerca» del condominio llamado País.

Es consistente, encomiable y necesario tener alianzas comerciales, pero nunca dependencia.

Históricamente, el mundo se ha acostumbrado a la cómoda pereza, fuera con la explotación de minerales y metales preciosos en colonias en los últimos siglos, o con el beneficio fácil de la subcontratación barata de la producción, y esto tiene un precio.

Países como Japón y Corea son un ejemplo, y ya durante la crisis, se despertaron y están cortando los lazos de dependencia con China. Incluso el gigante Samsung dejó su convergencia con ellos a un lado. Es un comienzo.

Efectivamente, todos los sectores en todas las áreas necesitan abrir los ojos.

Ha llegado el momento de exponer que no será posible observar sólo la cantidad de «dulces», sino también el daño que causan a la salud de las empresas.

La calidad y el nacionalismo como comercialización, en los próximos años, serán más atractivos que el precio.

La creación de empleo debe ser el objetivo.

La crisis no ha alcanzado su pico económico, pero la salida es predecible.

Hansel y Gretel conscientemente tienen que escapar del cautiverio, porque si vuelven a comer dulces en exceso, la «bruja» los devora… Si es que aún no lo ha hecho.

*Autor: Nelson Junior. Guitarrista, productor, especialista de productos, instructor musical, sideman, actuante en el mercado desde los 13 años de edad, colaborador didáctico de publicaciones musicales y escritor.

image